martes, julio 25, 2006

he de volver a mis ancestros

he de volver a mis ancestros
a regocijar mi alma en sus duendes
con este hombre tan tierno que
mi caminó atravesó con su mirada

he de volar a la cumbre de montañas nevadas
para ser águila y proeza
de la luna enmascarada

he de renacer en pétalos al alba
inundar tus centros con el bálsamo
de mis madrugadas

y al hundirse el sol en ocasos
quedarán en las estrellas las huellas
de tus brazos rodeando mi cuerpo


Viviana Álvarez

2 comentarios:

Elisabet Cincotta dijo...

Muy buen poema interpretas exactamente esa necesidad de encontrar en los ancestros la identidad.
Elisabet

Julia del Prado dijo...

casi amamos, lo mismo; la naturaleza, las estrellas, los pájaros, el sol; las tardes, anocheceres y madrugadas.
Y nos clavamos firmes en duendes y ancestros.

Me gustó mucho tu sentir en poesía. Hasta pronto, amiga
Julia (desde Huacho, Perú)