lunes, junio 26, 2006

ACASO


Quisiera que tu amor
se desgranara lentamente
sobre mi corteza.
Que tus manos
recorrieran mis continentes.
Que tu boca
se saciara
en mis océanos.
Quisiera que tus brazos
se aferraran
a mi cuerpo.
Tal vez quiera el
acaso
que un día tu piel
transpire junto a la mía.

Viviana Álvarez


domingo, junio 25, 2006

porque arrojé piedras al ocaso

porque arrojé piedras al ocaso
implorándole respuestas mudas
fenecidas ansiedades copulaban
entre árboles
cuando tu piel fue distancia
y tu voz acalló entres espinas

Viviana Álvarez



TO MY KING (A MI REY)


Y si al llegar al claro, luego de haber caminado por horas bajo la lluvia. Y si cuando arribe, entre el viento que tenaz me susurra fábulas maravillosas. Y si luego de cruzar el lago, sorteando las malezas que lastiman la piel y el alma. Y si tras haber pasado días de frío, hambre y penurias inconfesables. Si luego de haber luchado con enemigos que blandían sus crueles espadas a la luz de la luna, haciéndolas parecer espeluznantes aparecidos de quién sabe qué historia contada antaño por los bardos de mi pueblo.
Si al arribar con el alma atestada de pesares por el largo trajín que los siglos que se acumulan. Si supiera de antemano que encontraría mi pueblo de elfos allende el bosque. Mi querido y ansiado pueblo que alguna vez me amparó tras otro de mis largos viajes buscándote. Una búsqueda que lleva tiempo, pasión, ilusión de hallarte y esperanza de encontrarte. Porque sé que no nos has abandonado, que tu partida es provisoria, que retornarás mágico y valiente. Dándonos lo mejor de tu alma. Deseo pensar en ti de esa manera, que has de volver a tu gente. porque sabes de nuestro desamparo y carencias desde que te llevó la barca. Sé que las reinas te cuidaron, que fuiste tratado como mereces, pero aún ansío que la profecía pronunciada cuando tomaste el reino, se realice.
Tengo la urgente esperanza de que retornes, junto a tu misericordia y valentía para seguir protegiéndonos. Que vuelvas a tu pueblo que a través de los siglos te respeta. Porque no volverá a nacer otro . Oh! Mi amado rey Arturo, susúrrale al oído a Merlín para que despierte de su letargo y nos devuelva tu fuerza, para que Excalibur imparta justicia de tu mano y nos liberes de los fantasmas que desde tu partida nos han invadido, pero que gracias al recuerdo que nos dio fuerzas a través de los siglos, no lograron apoderarse de nuestra voluntad que te pertenece y esta aguardando que retornes para estar nuevamente a tu servicio.

Viviana Álvarez



UNA PINCELADA



Recortaría al pasado horas calladas, el perfume de un beso, sensación de lluvia, tantas noches oscuras.
Quedaría en mi alma, lobo sin dueño, el roce de una mano, pasiones libertinas, sudor compartido, algún nombre lejano.
Tatuaría tu risa, la cópula urgente, sábanas desprolijas, las copas de vino, un rincón olvidado.
Incienso y lavanda, las uvas, tu sexo, mi entrega.
Tu olvido.
Viviana Álvarez

CARTA DE PRESENTACIÓN



Me quedaré entonces con mi locura consecuente. Por creer en duendes, algunos me llaman loca. Ah!, efímeros humanos, pragmáticos y terrenos. Por buscar la lógica, pierden la belleza de lo que desconocen. Y se proclaman jueces de nosotros, los locos.
¿Quién dibujó el límite que nos separa de ellos?
Carentes de iniciativa, reniegan de la rebeldía y siguen arcaicos preceptos que evitan su crecimiento.
Pobres almas encerradas en pertrechos de carne humana, sin conocer siquiera el significado de semejante término. Nadan en profundidades de permisos y preconceptos.
Temen al alto vuelo que tenemos los locos.
Jauría de carencias que llaman formalidad. Si llueve no se mojan porque amar la lluvia resulta de anormal. Ni se abrazan muy seguido porque no es la norma social.
Tampoco se aman como EL FLACO (¡qué locura decirle así al Señor que está en los Cielos!) nos enseñó. En algún cruel recodo de sus vanos caminos olvidaron que no es necesaria la iglesia si se Lo ama de verdad.
Parece ser de locos, también reírse con sinceridad, carcajadas al viento, espontánea muestra de felicidad.
Más asimilé en esta senda, a elegir mis decisiones, aprender si me equivoco, disfrutar si acierto el rumbo, llorar si tengo ganas, reír hasta que duela el cuerpo.
De elecciones hablo muy seguido, recuerden que estoy loca, y por este estado de conciencia alterada, imagino paisajes, historias y algún que otro personaje, que gracias a la locura que Dios me regaló, puedo plasmar en papel.
Hablar siendo sincera también está mal visto, cultivar el niño interno es potente signo de inmadurez. Si no soy pera ni manzana, ¿por qué he de madurar?
Mi camino está trazado, he de ser loca para siempre, y si algún formal no me toma seriamente, desdichado ser! Ha de quedar anclado en este páramo de mediocridad y sensatez.

Viviana Álvarez


Irremediablemente

miércoles, junio 07, 2006

MI CARTA



Lanús algún día de 2002



Camine un difuso trayecto, anduve por hoscos atajos. Te buscaba. En un hondo escondrijo de mi alma, que lleva tu nombre grabado a fuego, siempre habitó la esperanza de encontrarte. Despertarte.
Ya es hora de tu regreso.
Ha sido demasiado largo tu letargo y el universo por fin te reclama. Espero hayas sanado y te encuentres en condiciones de volver a tutelarnos. Como antes, nuestro guía. Llevo épocas aguardándote, pero se que no ha sido en vano.
Debo contarte algunas cosas para ponerte a tono con la situación.
Existe como siempre el mal, pero ha cambiado de forma. Ahora no son espadas filosas, sino hambre y desolación. La denigración ha llegado a un extremo intolerante. Gente sin techo, niños famélicos, dragones de metal que lanzan fuego purulento sobre poblaciones enteras y las exterminan con un solo soplido. Es imperativa tu venida. Junto a los caballeros, para librarnos de este infierno.
Amado Rey Arturo, dile a Merlín que apure los trámites de tu vuelta.
Es hora de que Excalibur esté nuevamente en tus manos para distribuir la justicia que hasta ahora nos es vedada.


Tu dama


Niniane (Viviana)

jueves, junio 01, 2006