sábado, enero 19, 2008

TE CONJUGO



Dejo en tus manos mi solitud y las despobladas eternidades que acunan mi interior. Dejo mis nostalgias y reconditudes. El vacío de mis aristas. Cada dolor para que forjes mariposas.

Dejo en tus manos mi melancolía y la radiante esfera de mis sueños inconclusos. Cada ilusión no concebida y las yermas planicies de mi esfera. Las voces que me pueblan y los silencios que evaden respuestas.

Dejo en tus manos la desnudez de mi alma. Los pequeños poblados de quién soy y una mirada que te busca en noches de luna.

©Viviana Álvarez

8 comentarios:

Caro dijo...

Que bello poema en prosa, Vivi!!!Me encantó!!! (y reflejó...)
Cariños..Caro

Mercedes Sáenz dijo...

El último pedido de un corazón en un tiempo muy bello! Abrazo, Merci

Pablo dijo...

creo que estoy aprendiendo bastante de lo que puedo leer aquí, si tienes tiempo, me gustaría que dejaras una opinión sobre lo que escribo, aún soy un principiante, pero espero ir mejorando

http://unaventanatapiadaconpalabras.blogspot.com

un saludo

canido dijo...

Escribirlo en prosa parece acentuar su etereidad. Melancólico y lindo poema.

Joseba M. dijo...

La entrega es total, ancha la confianza, la palabra: hermosa.
Lindo, gracias, Viviana.

More Baker dijo...

Lindas palabras Viviana, llenas de melancolía, dolorosa poesía.
Cariños

Lorena dijo...

"Dejo en tus manos mi solitud y las despobladas eternidades que acunan mi interior".......Cuanta entrega,que lindo es!!!.
Saludos.

Lorena dijo...

Te invito a pasar por mi blog ...y a que me enlaces.
Te estarè enlazando.Gracias.