miércoles, julio 30, 2008

AL VAMPIRO QUE ES


Bebiste de mi esencia albas y ocasos, dolor de cópula en urgentes noches. Cuando buscaba rumbos a mi incertidumbre y hallaba espanto, sabor de ríos que extraviaron cauces.
Bebiste de mi elixir soledades profanas, destierro y llanura. Cuando era extranjera de mi periferia y el mundo desdeñaba mi piel.
Descubro en tus manos noches ignotas, pasión, desenfreno. Rindo a tu mirada sanguínea mis ansias antiguas y refundo en tu oscuridad mi universo.
Que huele a tu cuerpo.

©Viviana Álvarez

1 comentario:

la botella del barquero dijo...

el poema "clausuraron la muerte" tiene clara influencia de maria mercedes carranza y su famoso "sobran las palabras"; aunque no esté seguro que lo hayas leído alguna vez.... quizá se trate de las dulces casualidades de la poesía