martes, julio 15, 2008

DESTINO EN DO MAYOR


Desenterró la luna que albergaba debajo de la almohada. Aquella que acompañaba su de paso por esta vida. Cuando todo era fácil y existir no dolía.
Miró de soslayo la ventana entreabierta, odió las voces de pájaros y humanos. Añoró su ser primigenio que no sabía verdades a medias.
Encendió un cigarrillo, buceó en el humo, se perdió en vicios.
Acostumbrado a incertidumbres y ocasos, emprendió la marcha forzada. Volvió a odiar. A la gente que no lo miraba y al mundo que evadía su paso. Atravesó una marea embebido en imágenes pasadas. De memoria no recordaba el abanico de rostros y cánticos que envolvían esta trascendencia.
Siguió la marcha con renovado odio. Esbozó redención por males recibidos, intentó la empatía más no resultó. Convocado a su destino, posó su cuerpo desnudo sobre la piedra sacrificial.

©Viviana Álvarez

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

hay sacrificios gratos e ingratos

el de vivir está bien

mercedes sáenz dijo...

Vivi, que fuerte es éste texto, con la misma belleza de siempre y un final categórico. Felicitaciones . Un abrazo Merci