domingo, octubre 05, 2008

REFLEJOS DEL ABSURDO


Escondiste tempestades en muros, supliste distancia con olvido. Arrojaste piedras a un lago que vació aguas en tu reflejo. Fuiste recuerdo de quienes no te nombraron y cuando los cuencos vaciaron fluidos, llegaron lobos a tus entrañas.
Y así se te instaló la noche.


©Viviana Álvarez

2 comentarios:

Noe Accorinti dijo...

Es un placer pasar por éste, tu hogar, y llenarme el alma con estas palabras electrónicas.

Un GRAN abrazo.

julia del prado morales dijo...

La noche si amiga, pero ojalá no sea todavía la noche de los tiempos.te abraza, Julia