miércoles, julio 30, 2008

asumo desdichas y contiendas...


asumo desdichas y contiendas
extrañez de parábolas
en un mundo impío

devano sueños
que cercenan
canciones de cuna

celebrada mística
a la luz de cuervos

©Viviana Álvarez

abrazo locura...


abrazo locura
en arcas sin nombre

vacío cuencos
poblados de ánimas

subyacente matiz
de días inocuos


©Viviana Álvarez

AL VAMPIRO QUE ES


Bebiste de mi esencia albas y ocasos, dolor de cópula en urgentes noches. Cuando buscaba rumbos a mi incertidumbre y hallaba espanto, sabor de ríos que extraviaron cauces.
Bebiste de mi elixir soledades profanas, destierro y llanura. Cuando era extranjera de mi periferia y el mundo desdeñaba mi piel.
Descubro en tus manos noches ignotas, pasión, desenfreno. Rindo a tu mirada sanguínea mis ansias antiguas y refundo en tu oscuridad mi universo.
Que huele a tu cuerpo.

©Viviana Álvarez

viernes, julio 25, 2008

clausuraron



NÁUFRAGO DE INCIERTOS


Atravesó el espacio que le aguijoneaba el cuerpo. Intentó ser luz más sólo fue esperma en arrabales. Desanduvo rutas planeadas antaño, cuando el sol jugaba escondidas y no era eterna la noche en su frente.
Saltó grietas, cayó en abismos, fue comida de buitres en océanos humanos. Gritó entre paredes que no entendían. Lloró ausencias de figuras que no recordaba.
Apostó su alma en cartas marcadas e inexorablemente perdió el rumbo.


©Viviana Álvarez

martes, julio 15, 2008

dibujé en arenas amaneceres inciertos...


dibujé en arenas amaneceres inciertos
una noche brumosa
algún sol prendido de alfileres

el estigma de ser distinta
la invitación que borraba recuerdos
de no recuerdo

y la pavura de ocasos
en garras de voces
que insinuaban el camino

©Viviana Álvarez

agazapé tristeza...


agazapé tristeza
en bahías lluviosas

conjuré rabia
contra molinos
que hundían sus brazos
en el justo centro
de la pena

fui áspid de barro
que erigió corazas
para no morir

y cuando
el mundo fue Cancerbero
de mi Aqueronte
tus manos
me rescataron
de marchitar

©Viviana Álvarez

DESTINO EN DO MAYOR


Desenterró la luna que albergaba debajo de la almohada. Aquella que acompañaba su de paso por esta vida. Cuando todo era fácil y existir no dolía.
Miró de soslayo la ventana entreabierta, odió las voces de pájaros y humanos. Añoró su ser primigenio que no sabía verdades a medias.
Encendió un cigarrillo, buceó en el humo, se perdió en vicios.
Acostumbrado a incertidumbres y ocasos, emprendió la marcha forzada. Volvió a odiar. A la gente que no lo miraba y al mundo que evadía su paso. Atravesó una marea embebido en imágenes pasadas. De memoria no recordaba el abanico de rostros y cánticos que envolvían esta trascendencia.
Siguió la marcha con renovado odio. Esbozó redención por males recibidos, intentó la empatía más no resultó. Convocado a su destino, posó su cuerpo desnudo sobre la piedra sacrificial.

©Viviana Álvarez

amarte en cotidianidad...


amarte en la cotidianidad
del buenos días
hasta el crepúsculo

en el café con leche
y el abrazo

amarte en la mesa servida
y el perfume de tu piel
en las copas de vino
y el sabor de tu boca

amarte de noche y de día
en tormentas estivales
y noches de invierno

amarte en los fantasmas
que ya no me habitan
en las quimeras que cambiaron
su rostro
desde que tus manos
recorren mi cuerpo

©Viviana Álvarez

domingo, julio 06, 2008

hoy cuando el otoño...


hoy cuando el otoño
deja su manto de soles

dibujo tu pradera
sinuosidad de ángeles

que saben de memoria
el contorno de tu piel

©Viviana Álvarez

despliego aquel fulgor que tenía sentenciado...



despliego aquel fulgor que tenía sentenciado
dispuesta a vaciar astros
corro por pasillos de pavura

no hallo intersticio donde saturar mi sed
ni ladrillo que contenga mi hambre

aúllan lobos en dantescas noches
siembran espanto en mis venas vacías

y este desertar del olvido
que asume control
cuando todo parecía perdido


©Viviana Álvarez