domingo, febrero 01, 2009

AL VIEJO, IN MEMORIAN




Será que ahora miro las fotos del viejo y me veo en el espejo de sus rasgos. Nunca me dijo mi amor el viejo, ni me dio abrazos inolvidables, a su manera, parca y muda, él quería.
Nunca nos sentamos a tomar vino y gastar palabras, porque no dialogaba y los años le fueron endureciendo la mirada y un rictus mudó su risa.
Un día se murió el viejo y no pude despedirme, ni decirle (porque nunca gastamos palabras) que hoy me reflejo en las fotos que tengo guardadas.
Y sé que sabe, que a nuestra manera (un tanto desprolija) nos quisimos con el viejo.

©Viviana Álvarez

1 comentario:

Agustín Gribodo dijo...

Hay cosas que sólo se pueden expresar desde la llanura de los sentimientos. La relación con un padre al que ya no se le puede decir nada es una de ellas.
Me gustó.
Y me pareció formidable el del hombre que mira la ventana sabiendo que el sol no saldrá.
Un abrazo.
Agustín.-