lunes, marzo 02, 2009

DE IDEALES ANTAÑOS Y ESPEJOS CUARTEADOS


Alguna vez tuve raíces aferradas en arena. Alguna vez fui parte de un núcleo que supuse, cuando niña, mío.

Vagas creencias infantiles cuando los Magos dejaban juguetes y se llevaban pasto y agua. Sublimes vidrios coloreados donde la imagen se difuminaba en retazos hasta dibujar un caleidoscopio imposible de disfrutar.

Esencia de pertenencia social, según dicen por ahí, que nos hace sentir seguros. Cuentos de hadas y rosas. Nunca espinas. Tal vez exactamente lo inverso.

¿Qué cuando es lo contrario y la no pertenencia arrecia sus fauces? ¿Qué cuando la extranjería se adueña de sentimientos y sensaciones?
Y uno se convierte en Quijote sin Rocinante ni Sancho capaz de soportar las lágrimas.

Supongo que alguna vez creí tener raíces que me aferraron a ideales infantiles, cuando los mayores eran ídolos.


Lástima los pies de barro.


©Viviana Álvarez

6 comentarios:

andres dijo...

fuerte critica a la vida ,esa es mi consepcion...
me gusto tu estilo, saludos

viajando por los ríos más allá de las palabras dijo...

La fuerza de tu verbo y a pesar de toda la crudeza o la marcha a pasos fuertes, tu ternura reboza la sensibilidad.

Un regalo para el alma siempre leerte.
Besos,
Migdalia

Cecilia dijo...

Creo que nuestro sistema de certezas empieza a sufrir los temblores de las no-certezas en la adolescencia, luego nada vuelve a ser como era. Hermoso leerte, un abrazo.

Rayén* dijo...

es como cuando crecés y ves que no todo es cuento de hadas, y que la vida tiene problemas, y que nada es fácil y simple como pensábamos... como dijo Cecilia, en la adolescencia...
besos, nos leemos! :)

Noe Accorinti dijo...

Volví, volvíiii!

Después de pasar unos inolvidables 2 meses junto al amor de mi vida que me vino a visitar por un ratito, volví a la soledad...

Pero arriba, bien arriba, que todo va a mejorar.

Besotes!

http://acercandoladistancia.blogspot.com/

santiago dijo...

paso a dejarte un saludo