domingo, marzo 15, 2009

REMINISCENCIAS



Destejés ayer como moneda de cambio. En tierras de no ser hallás moradas a antiguas glorias. Olvidaste tu designio tras arcaicas voces que no te dejaron ser.

©Viviana Álvarez

3 comentarios:

julia del prado morales dijo...

Breve muy bien meditado. El designio de ese hombre sentado o meditando, el hombre..., besos

(tienes un premio que te doy desde las pajaritas, el que me dio VerónicA Curutchet)

Rayén* dijo...

Quedó muy bien la foto, combina con el relato. Creo que vivir destejiendo el ayer no le hace bien a nadie, no te permite avanzar... y olvidar lo que nos depara el destino, y olvidar lo que queríamos hacer por prestar atención a lo que no tenía importancia, creo que es una gran tragedia y a veces no tiene remedio, no hay vuelta atrás. Como siempre, un gusto leerte, cuidate mucho!

Cecilia dijo...

Y qué cierto, y cuántos hay, que se atascan en su camino, no necesitan piedras... Precioso, un abrazo.