viernes, julio 02, 2010

TAL VEZ UNA SÚPLICA

 

mulher

Insensatez de las horas que enuncian vacíos. Serenidad de mares sin vados ni distancia. Horizonte febril que siempre distancia mis pies del averno. Tránsito fugaz, mis manos vacías, derraman melancolía en la esquina de absurdas intenciones.

 

©Viviana Álvarez

 

Etiquetas de Technorati: ,,,

8 comentarios:

Sherezada dijo...

cada palabra tuya es grande, y me identifico ahora con eso de: "... derraman melancolía en la esquina de absurdas intenciones." Grande Viviana... Saludos desde México.

Meme dijo...

Precioso. Somos demasiado temerarios a veces, tenemos que aprender a controlarnos...

Darilea dijo...

Unas manos que escriben bellas poesías no pueden estar vacías jamás.
Un besito

Darilea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Carrizo dijo...

Profundo tiene atisbos de enseñanza

Lunara dijo...

No puedes tener soledad , pues estoy segura que tu talento va contigo siempre.
Muy bonito.

Anónimo dijo...

Morriña

Pasan raudas las historias, heteras,
las sentidas y las que no lo fueron,
como hermanas tomadas de la mano,
sin distingo ni condición diferencial,
traviesas y cómplices pero ajenas.

Hojas, rojas caídas y verdes por caer,
levante las lleva y poniente las trae,
páginas de un libro vivido y sin leer,
queda solo una palabra: Añoranza,
de la tinta no impresa y su olor.

Viajero accidental vuelo con ellas;
el desierto seca mi última lagrima,
el mar ahoga y sala mi última pena,
el hielo congela mi ultimo suspiro.
Melancolía, que dulcemente mata.

O que Cintila em Mim dijo...

Que lindo tudo que está por aqui!