lunes, noviembre 26, 2007

SI ABRO PUERTAS



Miro la noche palidecer desde mí. Languidece otra luna en un cielo extraño. Me voy adentrando en mi melancolía, con tu nombre a fuego en mi espalda.

Miro un amanecer, uno más con tu recuerdo entre mis sábanas. Y no entiendo por qué. No entiendo tu ausencia, no entiendo al dolor que lacera mi sangre.

Transito veredas que llevan a ninguna parte. Desconsoladas aceras que sienten mis pasos. Que vibran mi andar. Y no te encuentro.

Abrí todas las puertas, hurgué cada mirada, cada pestaña, cada mano; pero las tuyas estaban perdidas.

Como mis ansias.

©Viviana Álvarez

1 comentario:

Mercedes Sáenz dijo...

Dónde se coloca una especial mirada y la sensación después llega sola.