domingo, diciembre 28, 2008

ÉXTASIS MACABRO

A LOS QUE ROBAN MIS ESCRITOS PARA PONERLOS EN SUS PÁGINAS OMITIENDO MI AUTORÍA, A VER SI CUANDO ROBAN ÉSTE, CAMBIAN DE TÁCTICA Y PONEN MI NOMBRE COMO AUTORA DEL ESCRITO.
GRACIAS
VIVIANA GLADIS ÁLVAREZ


La noche invitaba a la ensoñación. La tormenta irisaba los nervios de Pablo que por entonces, vivía solo en la casona que olía a cementerio. Dueño de un pasado entre trágico y tétrico, despertaba algunas dudas entre sus vecinos. Especialmente por algunas cicatrices en la cara.
Era más bien melancólico. Amable con todos y solidario.
Ella vivía en la casa lindante.

Pablo no conciliaba el sueño. Hacía años no dormía bien. Su sueño recurrente, una mujer antigua, una armadura, calor, voces....
Cada vez que despertaba, se sentaba frente a la computadora. Buceaba en un relato de caballeros y damas enamoradizas. Dragones y fuego, mucho fuego.
Ella se le parecía tanto.

Aquella noche estaba especialmente nervioso. Los truenos, aleteo feroz; relámpagos, fuego irradiándose sanguinario, por todas partes. Recordándole quién era.
Refugiado frente a la computadora, iba ya por el cuarto capítulo. Cuando mataba al dragón, cuando la rescataba. Pero ella, por un antiguo hechizo, se había enamorado de la bestia. Su amada no lo recordaba. Su princesa, encadenada en aquella cueva, entre oro y brillos, prefirió morir junto al dragón que salvarse con Sir Paul.
A ella no le sucedería lo mismo.

La llamó por teléfono, manifestó que estaba descompuesto. – Salvarla, salvarla- retumbaba en su cerebro.
La convidó con un licor ámbar. En ese momento, ella se sintió trasportada a una dimensión superior. Pablo, la tomó en sus brazos y comenzó a besarla. Sus manos fueron imparables debajo de la blusa inerme. Estaba en un estado de salvajismo hipnótico.
Pablo aprovechó el momento. Lascivos pasaron horas y horas copulando. Su sexo, su cuerpo entero eran para él. Lo amaba con todas sus fuerzas. Su ser completo le pertenecía.

Aquel antiguo hechizo, que dejó marcas en todo su cuerpo


©Viviana Álvarez

ÉXTASIS

A LOS QUE TOMAN MIS ESCRITOS SIN PERMISO, VAYA ESTE CUENTO GÓTICO, CHICOS, RECUERDEN PONER MI NOMBRE EN LA AUTORÍA
GRACIAS
VIVIANA GLADIS ÁLVAREZ



Avenida Corrientes estaba intransitable aquel viernes. La vida transcurría en cámara lenta para Pablo. Apostado, como siempre, en la misma mesa del bar de la esquina de Florida. Observaba a la gente. Eran su inspiración. Nuestro Pablo era (o es ) escritor.
Algunos libros publicados lograron algo de reconocimiento y poca plata. Pero a Pablo poco le importaba. Había pasado ya la excitación del primer libro, de las primeras firmas. De la Feria y las primeras entrevistas.
Pensaba que todo era efímero (¿será?).

Y así discutía con él mismo, sobre los avatares de esta vida (de las otras también). Le gustaba enmarañarse en largas discusiones sobre vida y muerte, poesía o prosa, rubias o morochas, Baudelaire o Borges. ¿Tal vez Cortázar?
Con los pocos amigos que frecuentaba, también adoraba debatir. Debatirse, en realidad, era su deporte favorito. Vivir al margen, sin ser marginal. Estar al límite, aun siendo cobarde.

Entregaba el alma ante la hoja en blanco. Juego preliminar en una sábana de rasados renglones. Ideas. Palabras. Mate, cigarrillo, nada. Hasta que, exultante copula una idea y jadeante se desploma sobre la hoja.
Hacía tiempo tenía vaga idea del cuento. Su mente, paralizada en el desierto de las no imágenes, deambulaba harapienta en un limbo. Las hojas pasaban del borrador al embotamiento.

Aquella madrugada despertó excitado ante el huracán de ideas. Se sentó frente a la computadora y deslizó los dedos.
Poco a poco, el relato toma vida. Medioevo, castillos, dragones, caballeros. Una dama. Por quien enloquecían, luchaban y morían. El ruido de las espadas, todo listo para una justa. Allí sentada, ella.

Los dedos de nuestro escritor cabalgan sobre el teclado, ávidos por vencer. La transpiración le oscurece el rostro. Pablo se deja envolver por aquella historia. La armadura es pesada.

La dama ató el pañuelo a la lanza de Sir Paul. Luego de haber derrotado a todos los contrincantes, giró a buscar el rostro de su amada, quien sonreía orgullosa.

Los dedos de Pablo, no paran sobre el teclado. Está posesionado dentro del cuento.

Las trompetas aturdían en su honor. El rey en persona le rindió homenaje. Sir Paul junto a su dama presidieron la mesa. Allí estaban los caballeros que había derrotado. Todos reían y aclamaban al futuro consorte de la princesa.

Pablo cree oír el teléfono, pero no responde. Debe describir el banquete, la futura boda y su nuevo reinado al morir el rey.

Todo era perfecto. El pueblo lo vivaba, su dama le sonreía, el reino lo amaba. De pronto, una negrura tapó el sol. Un fuerte aleteo sembró pánico, la gente comenzó a dispersarse.
Tarde, Dregor, el viejo dragón, despertó de su letargo. Ávido de víctimas resopló hasta quemarlo todo, partió con la dama entre sus garras.

Sentía un inflamado calor, febrero de lluvias y termómetros elevados, frente a un teclado cada vez más urgente.

Una suave brisa conjuró las cenizas.


©Viviana Álvarez

miércoles, diciembre 17, 2008

DERECHOS DE AUTOR

Parece ser que a los muchachos góticos les gustó tanto mi poema POBRE VAMPIRO APESADUMBRADO, que lo publican en sus blogs y fotologs OMITIENDO el nombre mío. Pregunto entonces, ¿qué de los derechos de autor y el respeto hacia el creador del poema?
Bueno... si no pueden crearlo ellos.... Les pedí a todos que lo retiren puesto que no tienen permiso para publicarlo y sólo uno respondió. Van a continuación las páginas de los ladrones de poesías ajenas.
En fin...

sábado, diciembre 06, 2008

AL QUE ESPERA


tardé en llegarte
atravesaron mi senda
rumores ajenos

tardé en reverenciarte
intentaron en vano
difuminar mi ruta

más aquí estoy
serena y complaciente
para abrazar tus despojos


©Viviana Álvarez

CREENCIAS


Yo creo en los espejos
Alejandra Pizarnik


Si no creyera en los espejos perdería aquella vieja costumbre de encontrarme. Esa antigua manía de buscar reflejos en lunas. La noctámbula esencia de ser mirada en agua.

Si no creyera en los espejos no hallaría mi ser en fulgores que simulan estrellas. Perdería el paso a mi vampirismo, a este ser gótica entre luces y sombras que se asemejan a casas vacías.

Si no creyera en los espejos vagaría por suciedades que empañan luz de velas que iluminan mi rostro cuando me busco en el vidrio y no me veo.

©Viviana Álvarez

sábado, noviembre 29, 2008

SI...


Si abrazo locura, insanía en versos, salvadora tabla que rescató mi espalda. Si pronuncio alfabetos que sólo mi verbo reconoce. O tejo sueños que todos ignoran (no me importan todos), o galopo quimeras que a veces dan la espalda. Si navego en mares secos, naufrago en playas baldías o dilapido esperanzas a los vientos.
A nadie importa.
En tanto mis alfabetos lleguen a tu playa y reconozcas en ellos mis alondras cansadas, en tanto tus manos junten mis esperanzas y devuelvan vida. Y sea tu mirada remanso a mis quimeras, no interesan fracasos, dolores o soledad.
Si hoy refundo mis fuentes en vos.

©Viviana Álvarez

domingo, noviembre 23, 2008

PAISAJE INTRAMURO


Dejaste sobre la mesa tu filosofía de estaño. Desterraste muros infranqueables y decidiste salir al exterior de tu interior.
Atravesaste agrestes dudas y sendos desiertos. Lastimaste tus ojos con reflejos (des)conocidos y lloraste al amanecer.
Llegado el ocaso, juraste silencio y volviste a vos.

©Viviana Álvarez

ORIGAMI



Entonces vio volar los pájaros de papel que había armado hacía un momento. En bandadas ocuparon el aire de su habitación. Dejó de importarle todo, cuando en alas de ellos, supo que el cielo no terminaba en el dedo índice.


©Viviana Álvarez

viernes, noviembre 07, 2008

ANTIGUAS COSTUMBRES


Dilapidó otoños y sembró mareas. Caminó sobre espinas, se coronó con aguas. Supo de madrugadas en brazos de Plutón, a lomo de sus corceles que le llevaban el espíritu .
Bebió ajenjo hasta saciar su pena y al nacer la anteúltima estrella fue crisálida en espera de redención.

©Viviana Álvarez

CUESTIÓN DE INTERROGANTES


Entonces me pregunto una y otra vez. Desgajo signos en mi mente febril. Entonces acaricio espanto y revuelvo miseria. Sigo por despobladas sendas que conducen, indefectiblemente, hacia el abismo.

Entonces aviento pavura y siembro desconsuelo. Soy entre los ladrillos uno más, que pretende diferenciarse de un resto que no comprende imperfecciones.

Y sigue arrebujándose la pregunta. Que no halla consuelo ni respuesta en las vanas quietudes de la sociedad.

¿Será acaso pecado ser diferente? ¿Será acaso ominosa referencia intentar no ser resto de un mazo que ya no espera la mano que baraje?

©Viviana Álvarez

SILENCIO DE NADA


Entonces resurgieron las áspides que envenenaban tu entraña. Y fueron canto de gárgolas en las profundas cavernas de tu infierno. Imploraste resurrección, te fue negada. Rogaste espinas, te fueron negadas.
Así, errático y promiscuo, vagaste por un mundo que jamás reconoció tu alma.

©Viviana Álvarez

sábado, noviembre 01, 2008

PARTIDA PERDIDA


A veces creía que la vida era incierta fuga de ilusiones en pos de cielos noctámbulos. Otras suponía era una enramada sarmentosa donde los sueños quedaban liados sin llegar a puerto.

Suponía era un péndulo, en cuyo alocado vaivén, iban las horas trayendo quimeras, llevándose melancolía. Más descubrió que no era ni lo uno ni lo otro.

Entonces comprendió que este abanico de vivencias y sentires, esta paleta plena de colores ígneos y tristes grises, era su suerte. Que ahora está echada al azar.

Tachó generala y dio vuelta la página.


©Viviana Álvarez

CERO AL AS



Siempre supo que debía armar las piezas. Encajar cada pentáculo en el lugar correspondiente. Pero no tenía coraje. Hacía tiempo lo había extraviado en noches de ginebra y lujuria.

Sabía que era tarde para cambiar muchas cosas. Intentar poner marco a viejas fotos de su memoria, que se desdibujaban a medida que los años hacían de él un harapo.

También estaba al tanto que ya no podía tomar decisiones, porque pasó de largo la época frente a sus narices. Y la dejó irse con una mueca de asco, porque no importaba el futuro en aquellos momentos.

Aquellos momentos. Cuando todo era vértigo y carreras contra las horas que significaban nada para su metamorfosis.

Nunca tomó conciencia de ella. Nunca importó si iba o venía. Nunca.

Ahora sí. Pero el reloj no devuelve las horas que llevó ni la vida le da más oportunidades, excepto esta que se apretuja en lo que queda sano de su mente.

Esta, mientras un espejo devuelve vastedades, él aprieta el gatillo.

©Viviana Álvarez

lunes, octubre 20, 2008

REVERDECER (POEMAS A ELLA)


I

silencia una mueca
y se abate liviana

intenta futuro
redime pasado

ella, la renacida
ignora qué sino
sellará su alba


II

feneció espejos
renació desidias

transitó avernos
sembró fanales

más aún no halla
brisa a su espectro


III

afina salmos
de arcaicas memorias

ella, la renacida
desteje grafías
y puebla esteros


IV

sabe de lágrimas
en pesados maderos

es sólo fantasma
de antiguas solitudes


V

revive en ocasos
y fútiles esperas

camina a tientas
por sangrantes aguas

ella, que inmoló memoria
recuerda silencio
y cree bendiciones


VI

es cuando susurra
inquietantes verbos

cuando murmura
sortilegios

eleva sordinas
y muere sus alas

VII

falenas de inciertos
la pueblan entonces

ella, que espera milagros
aquieta lunas
y muerde ruinas


©Viviana Álvarez

VOLVER A CASA


Abrió el viejo libro, derrapó en sus imágenes. Pasaron frente a él dibujos conocidos que lo nombraban.
Fue cuando debió regresar.

©Viviana Álvarez

FALTA ENVIDO


Echó las cartas al fuego y con ellas sus designios. Mientras reyes y espadas ardían, sus deseos trocaban ases por miedos. Y en el intricado devenir de fuego, asumió su destino y también se fundió en la hoguera.

©Viviana Álvarez

domingo, octubre 05, 2008

sentencia mi piel


sentencia mi piel
vicios postergados
me sumo en tormentos
no hallo salida
si tu mano no rescata
mi abandono


©Viviana Álvarez

UN CAMBIO DE ACTITUD


Callaron los ángeles que antes habían sido nenúfares, fueron astillas en su desgajado espíritu que ya no recordaba ceremonias. Excepto una.
Se aquietaron las aguas que purificaron sus plantas hasta hacía un rato. Fueron hielo en su sentir más profundo. Y comenzó otra existencia.
Sin afectos, sin lozanía, sin siquiera una brizna que acariciara su nada.

©Viviana Álvarez

REFLEJOS DEL ABSURDO


Escondiste tempestades en muros, supliste distancia con olvido. Arrojaste piedras a un lago que vació aguas en tu reflejo. Fuiste recuerdo de quienes no te nombraron y cuando los cuencos vaciaron fluidos, llegaron lobos a tus entrañas.
Y así se te instaló la noche.


©Viviana Álvarez

domingo, septiembre 21, 2008

el hambre viste gala


el hambre viste de gala
y pasea por las calles

busca entre las gentes
aliados a su causa

el hambre viste de niño
fuma hierba y empuña armas

entona por lo bajo
desidia

ruge estómagos
vomita pavura


©Viviana Álvarez

METAMORFOSIS


Desanduvo sendas, hurgó amaneceres hasta besar la tierra que amparaba sus pasos. Intentó oraciones, consagró esperanzas en huérfanas arcas. Vació torrentes en mares sin olas. Y al tercer canto, cuando rompía el alba, demudó en nada.


©Viviana Álvarez

ESPERA INOCUA


Agonizó el instante, parió solitud, derramó infiernos sobre sus ancestros. Acalló voces desconocidas que pretendían silenciar su voluntad. Anduvo a tientas en arrabales, tragó fango, esperó en vano. Harto de loar dioses ajenos, postró ansias y se esfumó.

©Viviana Álvarez

DIAGNÓSTICO



A sabiendas de su locura, desdeñó realidades. Absorto en variables parámetros y dedicado de lleno a ser loco, se abstrajo de sí. Al punto de ser tan sólo su sombra.
La que deambula por callejas en busca de aventuras y experimenta un raro síndrome. La libertad.


©Viviana Álvarez

domingo, septiembre 14, 2008

MOTIVOS


Escribo para conjurar espíritus y salamandras. Para redimir mi alma de karmáticas deudas. Para elevar al cielo plegarias en silencio, fluidez de notas desde tortuosas hojas.

Escribo para dibujar nuevos amaneceres, cuando arrecia la pena y abunda melancolía. Para destruir ecos de arcanas voces que inundan perceptibles el resquicio de mi alma.

Escribo para acotar distancias, espaciotiempo que no halla cauce entre páramos y luces. Para diluir elixires que dejaron huellas en mi piel sedienta. Marcas a destajo hacia ningún lugar.

Escribo para ser mirlo, alondra, elfo, hada. Por aquella consecuente abstracción de pésames y baldíos que intentan fagocitarme.

©Viviana Álvarez

POBLADOS AUSENTES


Cuando pretendas acallar tus voces y desfallezca la noche. Cuando intentes reunir tus retazos en alas de sierpes que reptan silentes. Cuando no veas horizontes en tu espacio y avizores muecas en espejos opacos. Cuando las ansias despueblen el velo de tus ilusiones y se corroa la medular sensación de alturas. Has de renacer a un mundo que no sabe de locos ni entiende de ángeles.

©Viviana Álvarez

sábado, septiembre 06, 2008

SOBRE EL SPAM

Blogger considera que mi blog es spam. Con ello me veo complicada para publicar mis poemas y demás escritos. Ya envié tres reclamos y hasta el momento no he recibido ninguna respuesta y debo seguir con la verificación de palabras antes de publicar. No creo que culura sea spam y sería muy interesante que verifiquen mi página a la brevedad.
Gracias a todos por estar.
Un fuerte abrazo lanuseño
Viviana Álvarez

ENCUENTRO FORMAL


La muerte se presentó ante su espejo que ya no reflejaba soles. Hechas las presentaciones formales compartieron un café en la mesa de la cocina. Conversaron largo rato sobre amores idos y futuras negruras.
Bien entrada la noche se fueron de juerga por callejones que aún no avizoran salida.

©Viviana Álvarez

se humedece el canto de las hojas...


se humedece el canto de las hojas
los truenos susurran inquietudes

es vana la intención
vano el esfuerzo

entonces caigo
me silencio
derrumbo brisas

y me hundo


©Viviana Álvarez

POEMAS A ELLA (RENACIMIENTO)


I

entonces renace cenizas
que engrillan su nombre
a ancestrales dudas

ella,
no sabe su origen
y
posterga nacimientos


II

busca imágenes en
espejos traspapelados

deshoras del tiempo
que ignora latidos

ella,
reúne retazos
e intenta su alma

III

olvida mutaciones
y padece olvido

ella,
que llegó de las sombras
busca luz
en solitarias sendas

IV

intenta atajos
bajo lunas oscuras

sabe de renuncias
y pasos perdidos

declama solitudes
en avenidas de nada



V

acaricia sombras

eleva súplicas
y llega cansina

ella,
que abarca negrura
abre los brazos
y recibe
luz


VI

entonces retoma
sonrisas de otrora

divaga silente
entre lluvia y espanto

ella,
que renace de oscuridades
halla su imagen

y perdona
espejos


©Viviana Álvarez

viernes, agosto 22, 2008

RETORNO EN SEPIA


Caminó sobre sus pasos. Al volver, no se encontró

©Viviana Álvarez

HUÍDA


Vació aquel líquido fangoso cuando el Caballero del Temple pasó en bicicleta. Para su sorpresa, aquel Hombre eran sus sueños que escapaban de su encuentro.

©Viviana Álvarez

lunes, agosto 18, 2008

redimo las voces...


redimo las voces
que me aúllan

cuando dibuja la noche
perversidades / maleficios

y la mueca tatuada
en paredes que ya no musitan

©Viviana Álvarez

reclamo al viento


reclamo al viento
nombres postergados
lágrimas y olvidos

la obsecuente alquimia
de mares desprovistos

reclamo aullidos
embargo de locura
insanas concepciones

y un sendero abrupto
que perdió su rumbo
en relojes inermes

©Viviana Álvarez

absuelvo sombras...


he querido sacrificar mis días y mis semanas
en la ceremonia del poema
Alejandra Pizarnik


absuelvo sombras
que ahogaron noches
pecados consumados
altares sacrificiales

absuelvo la pena
dolor periférico
que acunó mi piel

destierro llanura
y soledad
arcaica sed
de libertad avasallada


©Viviana Álvarez

domingo, agosto 10, 2008

subyacente inquietud...


subyacente inquietud
sublima desesperación
en acequias

gimientes absurdas
muecas a deshora

y el sabor aciago
de la desazón

©Viviana Álvarez

pretendo desconocer...


pretendo desconocer
mi locura
si la noche cierne su mano
en pos de mi voluntad

me alejo de mares y vacíos
herrumbre consumada
que acalla mis voces

entonces no grito
no hablo
y cancelo puertas

©Viviana Álvarez

MUSITACIONES


Tomar de golpe la esquina más cercana y no dar vuelta. Enfrentar la senda, a sabiendas que no hay retorno. Que atrás quedaron temores y venganzas. Sueños extraviados y anhelos incumplidos.
Seguir desprovisto, sin tomar atajos, hasta el borde.
Reverenciar aquella naturaleza íntima que no puede soslayarse y es combustible a la maquinaria vital que mantiene la lumbre contra tempestades y solsticios. Aquella, que atempera dilaciones y escarnios en la brutal sinuosidad de inconclusiones.
Ser Fénix, Casandra o Perséfone para renacer en viento y aniquilar espanto.

©Viviana Álvarez

jueves, agosto 07, 2008

reclamo a las voces...


reclamo a las voces
silencios y profanidades

cuando es mueca
el ojo
y las manos
no hallan cauce

©Viviana Álvarez

decanto obscenidades...


decanto obscenidades
en el pletórico cántaro
de fuentes inconclusas

©Viviana Álvarez

domingo, agosto 03, 2008

quisiera gritar soledades...


quisiera gritar soledades
malgastar redenciones

extinguir el dolor
que ahoga mi abismo
sinuosa dimisión del pasado

sólo profiero graznidos
que avanzan en noches
cuando el lobo aúlla
su himno de amor

©Viviana Álvarez

miércoles, julio 30, 2008

asumo desdichas y contiendas...


asumo desdichas y contiendas
extrañez de parábolas
en un mundo impío

devano sueños
que cercenan
canciones de cuna

celebrada mística
a la luz de cuervos

©Viviana Álvarez

abrazo locura...


abrazo locura
en arcas sin nombre

vacío cuencos
poblados de ánimas

subyacente matiz
de días inocuos


©Viviana Álvarez

AL VAMPIRO QUE ES


Bebiste de mi esencia albas y ocasos, dolor de cópula en urgentes noches. Cuando buscaba rumbos a mi incertidumbre y hallaba espanto, sabor de ríos que extraviaron cauces.
Bebiste de mi elixir soledades profanas, destierro y llanura. Cuando era extranjera de mi periferia y el mundo desdeñaba mi piel.
Descubro en tus manos noches ignotas, pasión, desenfreno. Rindo a tu mirada sanguínea mis ansias antiguas y refundo en tu oscuridad mi universo.
Que huele a tu cuerpo.

©Viviana Álvarez

viernes, julio 25, 2008

clausuraron



NÁUFRAGO DE INCIERTOS


Atravesó el espacio que le aguijoneaba el cuerpo. Intentó ser luz más sólo fue esperma en arrabales. Desanduvo rutas planeadas antaño, cuando el sol jugaba escondidas y no era eterna la noche en su frente.
Saltó grietas, cayó en abismos, fue comida de buitres en océanos humanos. Gritó entre paredes que no entendían. Lloró ausencias de figuras que no recordaba.
Apostó su alma en cartas marcadas e inexorablemente perdió el rumbo.


©Viviana Álvarez

martes, julio 15, 2008

dibujé en arenas amaneceres inciertos...


dibujé en arenas amaneceres inciertos
una noche brumosa
algún sol prendido de alfileres

el estigma de ser distinta
la invitación que borraba recuerdos
de no recuerdo

y la pavura de ocasos
en garras de voces
que insinuaban el camino

©Viviana Álvarez

agazapé tristeza...


agazapé tristeza
en bahías lluviosas

conjuré rabia
contra molinos
que hundían sus brazos
en el justo centro
de la pena

fui áspid de barro
que erigió corazas
para no morir

y cuando
el mundo fue Cancerbero
de mi Aqueronte
tus manos
me rescataron
de marchitar

©Viviana Álvarez

DESTINO EN DO MAYOR


Desenterró la luna que albergaba debajo de la almohada. Aquella que acompañaba su de paso por esta vida. Cuando todo era fácil y existir no dolía.
Miró de soslayo la ventana entreabierta, odió las voces de pájaros y humanos. Añoró su ser primigenio que no sabía verdades a medias.
Encendió un cigarrillo, buceó en el humo, se perdió en vicios.
Acostumbrado a incertidumbres y ocasos, emprendió la marcha forzada. Volvió a odiar. A la gente que no lo miraba y al mundo que evadía su paso. Atravesó una marea embebido en imágenes pasadas. De memoria no recordaba el abanico de rostros y cánticos que envolvían esta trascendencia.
Siguió la marcha con renovado odio. Esbozó redención por males recibidos, intentó la empatía más no resultó. Convocado a su destino, posó su cuerpo desnudo sobre la piedra sacrificial.

©Viviana Álvarez

amarte en cotidianidad...


amarte en la cotidianidad
del buenos días
hasta el crepúsculo

en el café con leche
y el abrazo

amarte en la mesa servida
y el perfume de tu piel
en las copas de vino
y el sabor de tu boca

amarte de noche y de día
en tormentas estivales
y noches de invierno

amarte en los fantasmas
que ya no me habitan
en las quimeras que cambiaron
su rostro
desde que tus manos
recorren mi cuerpo

©Viviana Álvarez

domingo, julio 06, 2008

hoy cuando el otoño...


hoy cuando el otoño
deja su manto de soles

dibujo tu pradera
sinuosidad de ángeles

que saben de memoria
el contorno de tu piel

©Viviana Álvarez

despliego aquel fulgor que tenía sentenciado...



despliego aquel fulgor que tenía sentenciado
dispuesta a vaciar astros
corro por pasillos de pavura

no hallo intersticio donde saturar mi sed
ni ladrillo que contenga mi hambre

aúllan lobos en dantescas noches
siembran espanto en mis venas vacías

y este desertar del olvido
que asume control
cuando todo parecía perdido


©Viviana Álvarez

domingo, junio 22, 2008

no alcancé a gritar...


no alcancé a gritar
todos los silencios
ni a exorcizar
las profanidades

no alcancé a redimir
cada pecado
ni a conjurar
las plegarias

alcancé sólo a dirimir
viejas deudas
lejanas imágenes
en veredas infantiles

cuando la piedra
no caía en el cielo
y las lluvias borraban
rayuelas del alma

©Viviana Álvarez